La señal

6 noviembre 2015 1 comentario

Ghost bride

 
 
 

Después de prometerse amor más allá de la vida, sellaron en un contrato firmado con su sangre el juramento de avisar al otro que la existencia continúa más allá de la muerte, quien fuera de los dos que partiera primero, esbozando cualquier signo, dejando algún rastro que el otro pudiera interpretar, tal vez ambigüo y borroso pero reconocible. Pasaron tres décadas y ella falleció, aunque él no se acordó de aquel antiguo juramento de juventud, extenuado como estaba por un dolor que condenaba todo futuro.
Una tarde, mientras desempolvaba viejos cajones, encontró el pliego amarillento en que ambos jóvenes se habían mirado arrobados como a través del espejo de la muerte, desde una primavera oscurecida por los años. Leyó el texto, más con una sensación de confinamiento o destierro, de lejanía infranqueable hacia otras épocas, que con apagada nostalgia. Al pie de página, encontró su propia firma de un rojo quebradizo, como polvo adherido en una forma caprichosa. Pero por mucho que buscó, no encontró la rúbrica de ella.

Categorías:Espejeos, Micromundos

En el día de muertos

6 noviembre 2015 1 comentario

Blackbird

Lo que divierte de la época de Halloween es observar una sátira carnavalesca de figuras clásicas del terror cuya misma popularidad ha enterrado sus orígenes y las ha convertido en esperpentos de feria, rebajados a simulacros y agentes mecánicos de un miedo fingido y abaratado por la cretinez y el mal gusto. Hasta las mismas historias de fantasmas que suelen contarse no impactan más allá de la mera risa cómplice que aparenta descubrir lo ya tantas veces repetido como el algodón de azúcar que no sacia por su misma falta de sustancia.
Pero el horror que no requiere de caricaturas, ni disfraces, ni palomitas de mantequilla, permanece en silencio, como un asesino murmurando su plegaria sonriente por lo bajo y entre las sombras, esperando a que el festival de los disfraces se consuma en su propio artificio de plástico y reflectores, para volver a las regiones donde lo abandonado, lo expulsado, lo perdido, siguen respirando a ras de la tierra.

Categorías:Micromundos

Blog tragado por Facebook como Jonás por la ballena

24 julio 2015 3 comentarios

Rain (2)

Así es, por desgracia, y ni siquiera deseo verificar la fecha de mi última aportación a este modesto blog que casi nadie lee, si acaso alguno que otro fiel (e hipócrita) lector, porque se cubriría mi rostro de arrebolada vergüenza. Increíble, pero ocurrió lo que más temía, pues dicen algunos que el miedo y el deseo van de la mano: terminé compartiendo todos mis textos u ocurrencias o despropósitos o naderías o hasta desfiguros para Facebook, y en menor medida para Twitter. En cuanto al correo electrónico, hay ratos que pareciera pertenecer a cierta prehistoria. ¿Qué habrá pasado? ¿En dónde perdí la fe por mi blog? ¿Cuándo extravié el camino y no volví a estos apuntes que en su momento eran de cada día? Ni siquiera deseo ver la estadísticas de visitas, que de por sí nunca fueron muchas y ahora deben tender al cero.
Podría hablar aquí bastante sobre la peculiar forma que tiene Facebook de hacerte adicto – ya lo haré en su momento. Como tantos productos superfluos, ha sabido crear la necesidad y luego venderla. Pero creo que por aquí y por allá en esta semiosfera internética se ha hablado mucho de ello, así que por hoy no agregaré más arena a playa tan desierta. Salvo que, en mi caso, ¡oh, incierto lector!, deseo decirte que espero renovar este sitio, con la fe de propiciarle una tercera temporada. Esta vez, con un enfoque distinto al que se había mantenido. Ojalá las redes del Facebook no terminen por paralizarme a la hora de frecuentar este blog tan abandonado por su ingrato dueño que vuelve al redil como el hijo pródigo o la oveja descarriada.

Categorías:Micromundos

Metamorfosis de los espejos

4 octubre 2010 2 comentarios

Inversión de los espejos

Una interpretación falaz, pero apta para  propósitos literarios o fantásticos, ha deseado que los espejos inviertan la izquierda y la derecha de los objetos que reflejan. Parece evidente que al colocarse frente a un espejo, la mano derecha se vuelve la izquierda en el reflejo, mientras que la izquierda se vuelve derecha, pero ello revela menos una aparente anomalía en los espejos que su poder para impactar nuestras mentes con la posibilidad imaginaria de transfigurarse en acceso a otra realidad. La anomalía  toma aires de paradoja cuando nos preguntamos por qué un espejo no invierte de arriba abajo, en lugar de hacerlo con la  izquierda y la derecha, pero desaparece cuando reflexionamos en lo que realmente hace un espejo: nunca invierte de izquierda a derecha, sino el  frente y el detrás. Todos los objetos y  el espacio que refleja un espejo son invertidos  perpendicularmente con respecto a la superficie, de tal forma que cada punto del espacio es reflejado en el espejo como si fuera reordenado en dirección opuesta a nuestra mirada: un efecto óptico de los rayos de luz que el espejo nos regresa en un sentido contrario.

Al vernos reflejados, suponemos que de alguna forma estamos “adentro” y al imaginarnos así la mente va aun más lejos y supone que la izquierda y la derecha se han intercambiado. El espejo ha creado entonces un espacio que es como una inversión de la profundidad tridimensional, un contra-espacio en el que todo se ve exactamente igual, salvo por el hecho de que tal inversión altera las relaciones que percibimos como normales entre los objetos. Si mi reflejo se mueve, lo hace en dirección contraria. Si coloco unas letras delante, el espejo las vuelve de revés. El anti-espacio creado  es perfecto y no deja de provocarnos una impresión de error invencible y sutil.

– Si te interesa, continúa por aquí>

Una civilización tras la ventana

17 junio 2010 1 comentario

Desde la reciente muerte de Claude Lévi-Strauss, presunto padre del estructuralismo (y digo “presunto”  porque él mismo afirmaba que realizaba dentro de las ciencias humanas un método que las ciencias naturales venían practicando desde siglos atrás) así como  antropólogo que cambió para siempre la faz de los estudios humanísticos, he vuelto a releer aquellos libros dentro de su obra que me han impactado e influido más. Lévi-Strauss sigue siendo para mí una esfinge que devuelve respuestas inevitablemente conducentes a cuestiones tan anchas y desconocidas como las mismas regiones geográficas y espirituales que visitó este incansable viajero al que sin embargo le disgustaban los viajes.

Después de haberse internado en las zonas externas a Occidente y descender a las capas geológicas que sedimentan  la cultura humana, Lévi-Strauss pudo construir un mapa mental, de complejidades  herméticas y desafiantes, sobre la mitología, los ritos, el arte, la naturaleza y las relaciones humanas, en una construcción totalizante que aún estamos desentrañando como si una civilización extraña, conformada con los rasgos de la nuestra, hubiera descendido a tierra para legarnos sus constelaciones de signos y las arquitecturas de su lógica . Sin embargo, él nunca se cansó de insistir que su ingente esfuerzo sólo preparaba el advenimiento para unas ciencias humanas aún por nacer, apenas entrevistas, sumidas en el horizonte del futuro.

Transcribo unos párrafos del último capítulo de su primer libro, “Tristes trópicos”, en donde me parece escuchar cierto aliento cósmico de poeta entre  las vibraciones cristalográficas de su inteligencia.

Los hombres han hecho tres grandes tentativas religiosas para liberarse de la persecución de los muertos, de la malevolencia del más allá y de las angustias de la magia. Separados por el intervalo aproximado de medio milenio, han concebido sucesivamente el budismo, el cristianismo y el Islam; y asombra que cada etapa, lejos de marcar un progreso sobre la precedente, muestre más bien un retroceso. No hay más allá para el budismo; allí todo se reduce a una crítica radical, como nunca más la humanidad será capaz de hacerla, al término de la cual el sabio desemboca en un rechazo del sentido de las cosas y de los seres: disciplina que anula el universo y que se anula a sí misma como religión. Cediendo nuevamente al miedo, el cristianismo restablece el otro mundo, sus esperanzas, sus amenazas y su juicio final. Al Islam no le queda más remedio que encadenar éste a aquél: el mundo temporal y el mundo espiritual se encuentran reunidos. El orden social se adorna con los prestigios del orden sobrenatural, la política se vuelve teología. Al fin de cuentas, se han reemplazado espíritus y fantasmas, a quienes la superstición no llegaba a dar vida, por maestros demasiado reales, a los cuales se les permite, además, monopolizar un más allá que agrega su peso al peso ya aplastante del aquí.

– Si gustas, pásale por acá>

Categorías:Pretextos literarios

Personaje y personalidad

1 junio 2010 Deja un comentario

En su intento por plantear agresivamente el actual conflicto de las humanidades dentro de una civilización tecnológica y casi totalizada por una cultura de masas audiovisual, George Steiner cita al filósofo Wittgenstein quien, en una célebre frase, reduce a los personajes de Shakespeare a meras “nubes de palabras”. El dictamen es controversial, y para algunos blasfemo, porque una larga tradición metafórica ha visto en los personajes de Shakespeare a seres vivientes,  no vacilando inclusive en sacrificar la realidad de las personas – que se nos presenta muchas veces como ajena, fugitiva, desconocida o impenetrable;  el denominado ser-para-otro, según Sartre – para considerarlas menos reales que Hamlet, Julieta o Falstaff. Nubes de palabras, y sin embargo esas “nubes” no se nos presentan difusas y caóticas, sino como formas organizadas con las cuales podemos identificarnos o de las cuales podemos distanciarnos, según los dos modos fundamentales de enfocar la situación dramática en el teatro o fuera de él.

*

El personaje – un ser irreal, producto imaginario, cuya sustancia son los medios expresivos del artista – se plantea entonces como uno de los grandes misterios de la obra narrativa, teatral o cinematográfica. Ante todo, es alguien que no existe. Pero, por lo menos durante la percepción de la obra, le concedemos una existencia fuertemente identificada, y hasta igualada o superpuesta, con nuestra conciencia o con el reverso imaginativo de nuestra conciencia. Copadecer las desventuras de un personaje es un acto imaginativo y casi involuntario del espectador, ya sea que escuche un mito, vea una película, asista a una tragedia o lea una novela.
Ocurre como si la conciencia expectante se trasformara durante un lapso de tiempo en el personaje, manteniendo elásticamente también una distancia frente a él, la cual le permite juzgarlo y analizar los posibilidades imaginarias del personaje y las actitudes que éste toma ante aquellas. La conciencia se identifica y se mantiene a distancia con respecto al personaje, un doble fenómeno que bastaría para demostrar que el personaje es un objeto, imaginario pero integrado por las relaciones estéticas, emotivas y actuantes que le realizan dentro de la conciencia expectante.

– Sigue por acá>

Categorías:Pretextos literarios

Tres momentos de Henri Michaux

3 abril 2010 Deja un comentario

Hasta el borde de la adolescencia, él formaba una bola hermética y autosuficiente, un universo denso, personal y turbio, donde nadie entraba, ni padres, ni afectos, ni ningún objeto, ni su imagen, ni su existencia, a menos que no se sirvieran de esto contra él. En efecto, le detestaban, decían que nunca llegaría a ser hombre. Sin duda, estaba destinado a la santidad. Su estado era ya de los más raros. Se mantenía, como se suele decir, con nada, sin debilitarse jamás, existiendo en su más pequeña debilidad, pero encerrado, y sintiendo pasar en él grandes trenes de una materia misteriosa.

Plume

En el sueño me parece que nunca he aprendido lo que enseña la edad. No sé qué edad tengo. Ninguna referencia a este asunto. Y así me encuentro ordinariamente al despertar, sin edad.
En el sueño, simplemente soy. Vivo “actual” en una permanente actualidad. Apenas sí hay un “más tarde”, y justo lo preciso de “antes” para que pueda existir ese “ahora” en el cual vivo, al que asisto.
El hombre de noche en mí no ha aprendido y no sabe que
mi situación ha cambiado. Al despertarme por la mañana o en el curso de la noche el desfase es extraordinario entre el individuo que comúnmente soy de noche y el que llego a ser de día y que funciona, vive y experimenta con maneras y un estilo sensiblemente diferente.

Modos del dormido, modos del que despierta

No me den por muerto porque los diarios hayan anunciado que ya no estoy. Me haré más humilde de lo que soy ahora. ¡Qué remedio! Cuento contigo, lector, contigo que me leerás algún día, contigo, lectora. No me dejes solo entre los muertos como un soldado en el frente que no recibe cartas. Elígeme entre ellos, por mi gran ansiedad y mi gran devoción. Háblame entonces, te lo ruego, cuento con ello.

Ecuador


Henri Michaux

Categorías:Espejeos, Micromundos
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 463 seguidores